La geotérmia se basa en extraer el calor contenido en la tierra mediante sondas de captación por las que circula un luido calo-portador y hacerlo llegar a la bomba de calor geotérmica. El funcionamiento de la bomba de calor geotérmica es comparable al de un refrigerador o al de un sistema de climatización corriente. Al llegar el calor a la bomba se aumentará mediante un proceso de compresión. Con el calor resultante podremos calentar agua caliente sanitaria que se almacenará en acumuladores y calefactores mediante suelo radiante o radiadores. Al tratarse de una bomba de calor su ciclo de trabajo es reversible pudiendo funcionar en modo frío y así refrescar la vivienda mediante suelo radiante o climatizarla asociando fan-coils. La captación de calor es uno de los elementos mas importantes de la instalación por ello será necesario un buen dimensionado.

1. Tipo de instalación horizontal

La red conductos se entierra entre 60 cm y 1 metro de profundidad. En este tipo de instalación la transferencia se consigue por radiación solar. Es el método es más económico, pero se requiere bastante terreno libre. También se puede instalar el sistema slinky que reduce el espacio a ocupar.

Esquema Instalación Geotérmica Horizontal

2. Tipo de instalación vertical

Los conductos se entierran mediante catas que pueden variar de 5 a 60 metros de profundidad dependiendo del espacio que se tenga, de la sequedad del terreno y de la cantidad de perforaciones que se realicen. Este sistema es el más aconsejable cuando hay falta de espacio.